12 de diciembre de 2019

2 min leer

¿Cómo puedo evaluar el riesgo en una inversión?
...porque la vida se trata de ese riesgo, ¿verdad?
Nicholas Flaherty Image

Nicholas Flaherty - Investment Strategist - FWU Invest S.A.

Antes de embarcarte en un plan de inversión, debes ser consciente del riesgo que estás asumiendo. ¿Por qué? Si realmente asumes más riesgos de los que deseabas, podrías llevarte una gran decepción si la inversión sale mal, mientras que, si asumes muy poco riesgo en comparación con tus expectativas es muy probable que tu rentabilidad no sea la que querías.

Pero, antes que nada, ¿cómo definimos el riesgo en las finanzas? Básicamente, significa incertidumbre de los resultados: cuanto más inseguros estemos del resultado de una inversión, mayor será el riesgo. Por ejemplo, con un bono gubernamental, estamos casi seguros de qué tipo de resultado podemos esperar de esta inversión en un par de años, lo que significa que tiene poco riesgo.

 

Sin embargo, con las acciones, a las que les afecta mucho más el ciclo económico y no tienen el «respaldo» de un gobierno, el resultado es mucho menos seguro, lo que significa que tienen más riesgo. Incluso dentro del mercado de valores, existen grandes diferencias en el riesgo. Tomemos como ejemplo un importante productor tradicional de alimentos: tiene una gran franquicia, está diversificada a nivel mundial y vende productos de primera necesidad que la gente necesita sí o sí. Aunque no es tan segura como un bono gubernamental, podemos tener una seguridad razonable de lo que podemos esperar de esta empresa, especialmente cuando la comparamos con una start-up. Sí, una start-up puede haber crecido mucho en un período breve, pero las condiciones del mercado están cambiando rápidamente. Todo eso implica que el resultado sea mucho menos seguro que con el grande productor de alimentos y el riesgo considerablemente mayor.

Entonces, ¿cómo se mide esto exactamente? Esta «incertidumbre» en una inversión se mide utilizando lo que se llama la «desviación estándar» de la rentabilidad, que básicamente es una forma elegante de decir «volatilidad». Te indica hasta qué punto la inversión se ha «desviado» de tu rentabilidad media: cuanto mayor es este número, más arriesgada es la inversión, y viceversa. En datos concretos, para el mercado de valores en conjunto la volatilidad es de alrededor del 16 %; mientras que, en las áreas con mayor riesgo del mercado de valores, como las empresas tecnológicas chinas, este número puede superar el 40 %. En los mercados de renta fija la volatilidad suele ser inferior al 10 %, y por debajo del 5 % para muchos bonos gubernamentales. En pocas palabras, cuanto más incierto sea el resultado probable de la inversión, mayor será el número.

 

En resumen, antes de embarcarte en una inversión, no solo debes centrarte en la rentabilidad, sino también vigilar el riesgo. Para evaluar el riesgo, ten en cuenta la «desviación estándar» de la rentabilidad, o la «volatilidad», ya que eso te dará una idea del riesgo para el que deberías estar preparado.

FWU Logo
¿Listo para crear tu colchón? Te pondremos en contacto con un asesor de tu zona.
1 2
Siguiente