11 de febrero de 2021

2 min leer

Inversión y seguro de vida

Los mayores errores que se cometen al invertir dinero
Escúchennos, gente de inversión.
Nicholas Flaherty Image

Nicholas Flaherty, Investment Strategist at FWU Invest S.A.


Invertir no es una tarea fácil. Pero, ¡está claro que diríamos eso porque somos gente de inversión! Sin embargo, hemos presenciado muchos errores que se cometen una y otra vez, que a menudo resultan ser muy perjudiciales para el patrimonio. Echemos un vistazo a los tres mayores errores que hemos visto cometer.

1.
No querer invertir en el mercado de valores


Es totalmente comprensible que te preocupe invertir un dinero ganado con tanto esfuerzo en algo que consideras muy arriesgado; sin embargo, el coste de oportunidad de no estar en el mercado de valores puede ser muy grande. Lo que entendemos por coste de oportunidad es el «y si»: perder la rentabilidad que podrías haber obtenido. Desde la crisis financiera, por ejemplo, una cartera global diversificada ha tenido una rentabilidad de más del 340 %, mientras que la del dinero en una cuenta bancaria ha sido de casi cero.

2.
No diversificar

Hemos visto este error una y otra vez y puede ser nefasto para tu dinero. Japón nos da el ejemplo perfecto. Un inversor japonés que comenzara a invertir a principios de los 90 y solo invirtiera en renta variable japonesa habría sufrido un enorme desplome del mercado y, a continuación, una larga recesión económica. Este inversor, hasta el día de hoy, todavía no habría obtenido rentabilidad positiva –de hecho, ¡habría perdido cerca del 20 %! Por otro lado, si este mismo inversor hubiera invertido a nivel global al mismo tiempo, se habría beneficiado del auge de China y otros mercados emergentes y del mercado alcista en las empresas tecnológicas de EE. UU. –lo que habría multiplicado la inversión inicial.

3.
Confiar en los «gurús»

Es un instinto humano natural querer confiar en los «expertos»: da una sensación de tranquilidad que nuestro dinero esté siendo administrado por alguien que realmente sabe lo que hace y que es de fiar. El problema es que, en las finanzas, hay muchas personas (normalmente hombres) que se hacen pasar por expertos y utilizan sus dotes comerciales para convencer a la gente de que invierta con ellos, aunque, a menudo, no tienen las habilidades necesarias y muchos de ellos tampoco son fiables. Bernie Madoff es el ejemplo perfecto: muchos inversores perdieron sus ahorros de toda la vida por su culpa. La cuestión aquí es que no debes hacer demasiado caso a los inversores «superestrella», porque lo más probable es que sean mucho mejores vendiéndose que invirtiendo realmente.