20 de mayo de 2022

6 min leer

Gestión financiera

Finanzas conductuales e inversiones: giro radical con la tecnología
FWU Expert Corner Logo

FWU - Expert Corner - FWU AG

Índice
  • Qué son las finanzas conductuales o del comportamiento (behavioral finance)

  • Nacimiento de la disciplina

  • Los padres fundadores 

  • Para qué sirven las finanzas conductuales

  • Errores cognitivos y ejemplos

  • El papel clave de la tecnología


Hace más de 2.300 años, el famoso filósofo griego Aristóteles afirmó que el hombre es un animal racional y esta definición, en cierto modo, ha llegado a ser la tesis de la teoría financiera clásica.

En este artículo te explicaremos qué significan las finanzas del comportamiento (behavioral finance) y en qué se diferencian estas de la teoría financiera clásica.

Finanzas clásicas vs finanzas conductuales
Teoría financiera clásica: este es su principio clave

Se basa en la hipótesis de que los inversores son perfectamente racionales y que, por consiguiente, gracias a esta peculiaridad, siempre consiguen tomar la mejor decisión en cualquier situación.

Según la teoría financiera clásica, los inversores toman decisiones racionales, actuando en base a una serie de informaciones analizadas, precisamente, de manera racional.

Pero distintas investigaciones empíricas, y también la propia historia -baste pensar en todo lo que nos han enseñado las crisis financieras- han demostrado que los individuos cometen sistemáticamente errores. 

Qué son las finanzas conductuales o de comportamiento (behavioral finance)

El hombre no es sólo razón, sino también instinto y emotividad, motivo por el cual suele adoptar decisiones irracionales. Esto también aplica al mundo de las finanzas ya que los inversores son emocionales. Este es el principio que ha dado origen a las finanzas conductuales, es decir, la rama de los estudios económicos que estudia los comportamientos de los inversores en los mercados financieros.

En contraposición a la teoría de las finanzas tradicionales relativa a la perfecta racionalidad de los individuos y a la eficiencia del mercado, se propone un enfoque, por un lado, alternativo y, por el otro, complementario. De hecho, esta nueva corriente de pensamientoparte de la idea de que los mercados no son del todo eficientes y que los individuos no son totalmente racionales. 

Las finanzas del comportamiento reconocen que las emociones tienen un papel importante en las decisiones de los inversores y trata de comprender de qué modo influyen sobre los mercados financieros.

En otras palabras, podríamos definir las finanzas conductuales como una combinación de economía, finanzas y psicología de la inversión. Por lo que estás finanzas, también conocidas como finanzas emocionales, influyen de forma directa en la toma de decisiones del inversor.

Nacimiento de las finanzas conductuales

Esta rama de la economía ha experimentado un gran desarrollo en las últimas 3 o 4 décadas, ya que es en este periodo de tiempo cuando se han concentrado las publicaciones de mayor relevancia y los estudios con más autoridad. 

Pero no está de más saber que para encontrar los orígenes de las finanzas del comportamiento hay que remontarse más atrás en el tiempo. 

Se puede empezar a hablar de economía conductual ya a finales del siglo XVIII con Adam Smith, autor del libro "Teoría de los sentimientos morales", en el que el famoso economista analiza los comportamientos psicológicos individuales y sociales. 

No obstante, los economistas neoclásicos cortan toda relación con la psicología, dando vida a la teoría del homo economicus, considerado exclusivamente como ser racional. 

Además, habría que esperar al siglo pasado, concretamente al comienzo de su segunda mitad, para asistir a un regreso a la escena de la finanza conductual.

pexels-sevenstorm-juhaszimrus-443383
Los padres fundadores: algunos principios básicos

En 1979 se publicó el texto "Prospect Theory: an analysis of decision under risk", escrito por dos psicólogos israelíes. 

Se trata de Daniel Kahneman y Amos Tversky, considerados los padres fundadores de las finanzas conductuales. 

De hecho, con su teoría de las perspectivas, ambos psicólogos se centran en demostrar cómo los procesos decisionales en el ámbito económico sufren importantes modificaciones en el momento en que el individuo se encuentra en una situación de riesgo de inversión.

Por lo general, los seres humanos toman sus decisiones teniendo como objetivo evitar las pérdidas o asegurar sus ganancias. 

Pero en el momento en que nos encontramos, en un contexto marcado por la incertidumbre, se crea una asimetría en el proceso decisional. 

De hecho, la teoría de las perspectivas afirma que el peso de las pérdidas es mucho mayor que el de las ganancias. 

Existe una asimetría en la valoración, quedando demostrado que el temor por la pérdida es tres veces mayor que la alegría que se experimenta en el momento en que se realiza con éxito una inversión.   

De aquí deriva el concepto de la aversión a las pérdidas, uno de los fenómenos psicológicos formulados por Kahneman y Tversky en sus estudios. 

Entre los padres fundadores de las finanzas del comportamiento encontramos también a Richard Thaler, ganador del premio Nobel de Economía en 2017. 

Thaler está considerado el fundador de la economía conductual, cuya teoría principal es que los seres humanos, en el ámbito económico, toman decisiones fundamentalmente irracionales. 

Así pues, se parte de estos comportamientos erróneos para llegar a una explicación de los fenómenos financieros.  

Para qué sirven las finanzas conductuales

El objetivo de las finanzas del comportamiento es entender el modo en que se mueven los mercados financieros, en base a la conducta de cada individuo o de la sociedad. 

En otras palabras, este subcampo de la economía conductual trata de comprender de qué modo actúan quienes invierten y cuáles son los motivos en que se fundamentan las decisiones que toman. 

Tal como hemos visto anteriormente, uno de los principios de las finanzas del comportamiento es que el ser humano no es totalmente racional. 

Incluso en el ámbito financiero sus decisiones están condicionadas por una serie de factores externos, los conocidos como sesgos cognitivos, que inducen a cometer errores, con efectos a menudo desastrosos para el individuo, pero a veces, a modo de reflejo, también para los mercados financieros.     

Gracias a las finanzas conductuales se estudian estos comportamientos erróneos y perjudiciales y una vez identificados se puede ofrecer una clave de lectura importante, no solo para entender qué hay en el origen de los mismos, sino también para arrojar luz sobre la lógica del mercado. 

Así pues, las finanzas del comportamiento son una herramienta indispensable porque ayudan a optimizar la gestión del ahorro y de las inversiones.

Las investigaciones y los estudios realizados hasta ahora han sugerido a los grandes inversores las estrategias correctas para aprovechar al máximo las inversiones, incluso en las fases más complejas del mercado, cuando la mayor parte de los individuos suele cometer más errores.

Errores cognitivos y ejemplos

Cómo expuesto anteriormente uno de los principales principios de las finanzas conductuales es: el ser humano comete sistemáticamente errores a causa de la ausencia de una total racionalidad en sus decisiones.

Estos errores se definen como "sesgos" o distorsiones cognitivas y, gracias a su análisis, se pueden identificar modelos teóricos a los que recurrir para tomar decisiones más conscientes. Es importante destacar que, dependiendo del perfil de riesgo, se podrán encontrar en diferente proporción.

Hay que destacar que los sesgos se dividen en dos categorías: cognitivos y emocionales. 

Los sesgos cognitivos son "atajos" mentales a los que se recurre para evitar el razonamiento, mientras que lossesgos emocionales surgen de algún sentimiento o emoción, como el miedo o el deseo.

pexels-expect-best-323705

Se habla de exceso de seguridad cuando el individuo tiende a sobrevalorar sus capacidades, por lo que se fía exclusivamente de su percepción, que considera superior a cualquier evidencia objetiva.

La percepción asimétrica de las pérdidas y de las ganancias hace que el individuo experimente un dolor más fuerte para las primeras comparado con el placer que siente para las segundas. Lo que normalmente deriva en la aversión al riesgo. 

A causa de este sesgo, puede suceder que tome una decisión equivocada empujado precisamente por el miedo a una pérdida, que no permite valorar de un modo correcto la ganancia potencial.

El sesgo hacia lo familiar (“home bias”)  induce a tomar decisiones en base a esquemas ya explorados y experimentados previamente. 

Este error cognitivo lleva al individuo a invertir en acciones que ya conoce, excluyendo, por ejemplo, las extranjeras lo que suele conllevar a una fuerte penalización en términos de diversificación.

El anclaje es otro sesgo con efectos muy negativos, porque no es otra cosa que la tendencia a anclarse en las primeras informaciones recibidas y por consiguiente en las primeras decisiones tomadas, sin valorar otras alternativas.

El efecto manada está entre los sesgos más conocidos y se identifica con la tendencia a seguir los comportamientos de los demás, sin un enfoque racional que permita tomar una decisión conscientemente. 

Por ejemplo, el efecto manada puede llevar a vender solo porque todos lo están haciendo, sin que a nadie le conste que esa sea la opción correcta. Al mismo tiempo, se podría comprar un título siguiendo la euforia de los demás, con el riesgo de verse inmerso en una burbuja especulativa.

Uno de los sesgos cognitivos identificados por las finanzas conductuales está representado por este error, en el que se puede incurrir una vez tomada una decisión de inversión.

El error de atribución puede llevar a asignarse a uno mismo el mérito de las decisiones con resultado positivo, y adjudicar a los demás la culpa de las que salieron mal.

Economía conductual y neuroeconomía

A tenor de la tesis de fondo de la que parte Thaler, no es de extrañar el estrecho vínculo existente entre la economía del comportamiento y la neuroeconomía, disciplina que estudia el modo en que el ser humano toma sus decisiones en el ámbito económico.

¿Cuál es el principio en que se basan las finanzas conductuales?

Para entender cuál es el principio en que se basan las finanzas conductuales es preciso partir de una consideración tan sencilla como básica: el hombre no solo es razón, sino también instinto y emotividad, motivo por el cual suele también tomar decisiones irracionales.

¿En qué relación entran en juego las finanzas del comportamiento?

En esencia, las finanzas conductuales estudian los mercados en relación al comportamiento de las personas, tratando así de entender cómo éstos se ven influenciados por las emociones y los aspectos psicológicos del ser humano.

El papel clave de la tecnología

Los sesgos indicados anteriormente son solamente algunos de los errores cognitivos que influyen de forma directa en  las decisiones tomadas en el ámbito financiero. 

Saber que las decisiones de inversión pueden verse condicionadas por esto es, sin duda, un primer paso muy importante. 

El mérito de todo esto se le debe reconocer con toda certeza a las finanzas conductuales, que nos ayudan proporcionándonos modelos para poder decidir mejor y de forma más racional. 

Pero conocer las anomalías del comportamiento no es garantía de éxito, porque esto no suele bastar para evitar la repetición de errores de los que, además, somos conscientes. Y es aquí donde la tecnología pasa a ser decisiva, permitiendo evitar los sesgos que inducen al ser humano a prestar atención a sus emociones en vez de a su racionalidad. 

Piensa, por ejemplo, en la inteligencia artificial que, exenta de cualquier forma de emotividad, garantiza un tratamiento racional a las inversiones, especialmente en las situaciones de mercado más difíciles.

Forward Unico y la fuerza de los algoritmos

También en Forward You logramos alcanzar estos objetivos gracias al uso de una tecnología de vanguardia que representa el motor de nuestros productos.  

Forward Unico, por ejemplo, es la póliza de vida de prima única que utiliza una serie de algoritmos muy potentes que permiten aprovechar al máximo la inversión.  

El sistema de gestión de los fondos de Forward Unico es Forward Lucy, la inteligencia artificial que, gracias a distintas herramientas, consigue analizar una enorme cantidad de datos en base a los cuales se toma la decisión de inversión más correcta.

Forward Quant, tecnología y flexibilidad

La alta tecnología es prerrogativa también de otro de nuestros productos, Forward Quant, la póliza de vida basada en las finanzas cuantitativas que permite aprovechar las oportunidades ofrecidas por más de 400.000 activos en el mercado global. 

Forward Quant, gracias a una serie de algoritmos cuantitativos y cualitativos, se centra en la pura objetividad del análisis de los datos y el control constante de la volatilidad,protegiendo la inversión de los errores que la emotividad del ser humano provocaría de forma inevitable. Además, se adapta al perfil del inversión en función de su tolerancia al riesgo.